Indice del artículo
Información Técnica
Terminologia
Selección
Retenedores CRI
Sufijos
Catálogo CRI
Instalación
Nunca Vuelva a utilizar un retenedor usado
Todas las páginas

Instalación

La instalación de un retenedor de aceite debidamente seleccionado requiere cuidado.

Son factores que afectan la instalación del retenedor y su posterior funcionamiento:

  1. Manejo y Almacenamiento

Un inadecuado manejo y almacenamiento pueden ser causa de falla en el retenedor, de ahí que se recomiende:

  • Mantener los retenedores en el empaque original.
  • Evitar almacenarlos sin protección en espacios abiertos.

El Nitrilo se oxida cuando se expone al calor ó a la intemperie. Por su poca resistencia al ozono, deben mantenerse alejados de motores eléctricos, equipos de soldadura, luces fluorescentes y luz solar directa.

  • Evitar colgarlos en ganchos, clavos o amarrarlos con alambre ya que deforman el elemento sellante.
  • Evitar dejarlos caer; se pueden deformar exteriormente

2. Alojamiento y eje

ALOJAMIENTO

Tanto el alojamiento como el extremo del eje deben biselarse o chaflanarse como se ilustra:

El alojamiento donde se va a instalar el retenedor a presión debe estar libre de irregularidades y bordes agudos.
Asegúrese que el alojamiento este limpio y seco antes de instalar el retenedor.

 

EJE

Al igual que los alojamientos, los extremos de los ejes deben chaflanarse o biselarse, como se ilustra:

tecnica 16

Los retenedores funcionan mejor sobre ejes de acero al carbón medio (SAE 1035, 1045) o acero inoxidable. Las superficies cromadas o niqueladas, correctamente acabadas, son aceptables.

El latón, bronce y las aleaciones de aluminio, zinc o magnesio, no se recomiendan.

La dureza del eje del eje deberá tener un valor como mínimo de 55 HRC, con una profundad al menos de 0.3 mm. Para el caso de velocidades periféricas bajas (menores de 8 m/s), buena lubricación y ausencia de contaminación pueden llegar a ser aceptables valores de dureza inferiores a 55 HRC.

El eje se debe revisar cuidadosamente; no debe tener imperfecciones que puedan afectar el elemento sellante.

Es indispensable verificar que los diámetros del alojamiento y del eje concuerdan con las dimensiones nominales del retenedor seleccionado. Además, se debe vigilar que otras partes de la máquina puedan rozar el retenedor, causando fricción adicional o deformación del elemento sellante.

Para asegurar el MONTAJE A PRESION, los alojamientos y ejes deben mecanizarse con la tolerancia recomendada por la ISO (International Standarization Organization).

Las tolerancias de la tabla siguiente, se aplican solamente a materiales ferrosos. Para el caso del aluminio, los valores son diferentes, pues la tasa de expansión térmica es más alta que la del acero.

Instalación del retenedor
Instalar un retenedor es un tema que debe considerarse con cuidado, ya que obviarlo, posibilita montajes incorrectos que causan daños prematuros en el mismo. Para facilitar la instalación, es necesario:

  • Lubricar el labio del sello para reducir la fricción en las superficies de contacto durante su deslizamiento y además evitar arranque en seco que lo pueda dañar.
  • Siempre debe usarse una herramienta de instalación adecuada. Facilita la instalación y reduce la posibilidad de que el retenedor se vaya de lado, es decir, que no quede perpendicular a la flecha o eje.
  • Se recomienda utilizar una prensa hidráulica o neumática para proporcionar la suficiente fuerza al instalar el sello.
  • El eje y el alojamiento deben estar completamente alineados.
  • El desalineamiento causa un desgaste rápido en un solo punto del labio sellante.
  • Es fundamental comprobar la dirección del retenedor. El nuevo sello debe mirar en la misma dirección que el original, al igual que las estrías del labio sellante.

En los siguientes montajes, la fuerza aplicada durante la instalación es absorbida por el alojamiento o el herramental, lo que previene daños en el retenedor y facilita su centrado dentro del alojamiento:

tecnica 19


tecnica 20

tecnica 21

tecnica 22

tecnica 23

Cuando se van a instalar flechas o ejes debe colocarse, ante todo, el retenedor sobre el eje y después dentro del alojamiento.
Debe tenerse extremo cuidado de no dañar el elemento sellante.

Si los ejes tienen chaveteros, ranuras o bordes agudos se debe usar una camisa para proteger el labio sellante.

 

Cuando el eje debe ser instalado a través del retenedor hay que centrar las guías para prevenir la deformación del labio y el desplazamiento del resorte. En la medida que sea posible, hay que girar el eje mientras pasa a través del sello para reducir la fricción del desplazamiento.